27 de julio de 2014

Transformers: La Era de la Extinción 3D

Los veranos cinematográficos siempre cumplen con los mismos elementos. La sorpresa, la secuela y la mala película que arrasa en taquilla. La última al parecer es la cinta que ocupa esta entrada, ya que hemos visto críticas negativas y eso no impide que sea la más taquillera del año. 

Pero no podíamos esperar menos de loa robots gigantes de Bay y compañía. Ninguna cinta en su filmografía ha tenido la aceptación de la crítica, y aun así tiene un éxito comercial impresionante. Así que al ver una nueva historia dentro del mismo universo de los "transformers" no nos daba ninguna esperanza de mejora. Pero de todos modos lo teníamos que ver. 

Uno de los pocos aciertos es la inclusión de Wahlberg como protagonista; ya que demuestra ser una mejor opción después de los anteriores actores de la saga. No tendrá la oportunidad de demostrar dotes actorales, pero sí es bueno para la acción. 

No podría decir lo mismo del resto del elenco. Los jóvenes solo son personajes clichés, el villano no tiene el impacto necesario y Tucci aunque es agradable verlo siempre, su personaje no da para más. 

Lo que sí cumple es en los efectos, tanto visuales como los de sonido. Pero ya no es algo nuevo ni innovador. Aunque reconozco que hay un avance en cuanto al uso del 3D. En ese aspecto vale el costo del boleto. 

La historia es el punto más débil de esta cinta, si bien en las anteriores entregas se tenia una trama que pretendía ser compleja, aquí tenemos una cinta plana, sin giros, diálogos absurdos (agradezco que no hubiera tanto "humor Bay") y con una duración excesiva. Además de considerar ofensiva la aparición nada sutil de decenas de marcas. 

Para el público promedio lo único que podría molestarle es la larga duración. Para el cinéfilo es una oportunidad de seguir criticando esta saga, y si estás pensando verla de todos modos, es hora de apagar el cerebro. 


Dirigida por Michael Bay (Pain & Gain) y protagonizada por Mark Wahlberg, Stanley Tucci, Nicola Peltz, Jack Reynor y Kelsey Grammer.